Notícies i Novetats / Senderisme

Yama Girls, una tribu urbana “amb estil” a muntanya

YamaGirlsRealment sorprenent l´article aparegut al suplement SModa del diari EL PAÍS, el dissabte 14/12/2013, i que fa esment a una nova tribu urbana al Japó, i vinculada a la muntanya.

En aquest cas, i com en altres tribus urbanes, les protagonistes son noies joves, que fan de la seva vestimenta un factor d´identificació molt important. No se si realment la vestimenta es adequada per sortides de senderisme, però realment aporten “color” i frescura respecte al que acostumes a trobar-te quan surts a caminar per la muntanya.

Us fem esment de l´article.

Yama Girls: moda, montaña y misticismo

Una nueva tribu de jóvenes japonesas rinde culto a la naturaleza y la moda visitando lugares energéticos y enfundadas en cuidados estilismos.

Rita Abundancia

Japón, uno de los países más creativos a la hora de idear nuevas tribus urbanas, cuenta ya con una nueva raza de chicas, las Yama Girls. Una subespecie recién descubierta con ingredientes suficientes para suscitar el interés del mundo, ya que en la ideología de estas jóvenes hay considerables dosis de misticismo, una pizca de ambición, un cierto desprecio al caótico estilo de vida de las ciudades y, por supuesto, mucha estética, moda y un cierto look que otorga el pasaporte de entrada al universo Yama, que en japonés significa montaña.

Según el Japan Today “una yama girl es una chica urbana que disfruta con las actividades al aire libre, pero que le gusta hacerlas manteniendo una buena apariencia”. Pero la definición se queda corta, porque puede dar lugar a equívocos, y confundir a este colectivo con las Mori Girls -mori significa bosque en japonés-, chicas tranquilas que se identifican con la paz de la vida del campo y que también adoptan un look que se acerca bastante al rural chic. Las Yama Girls, sin embargo, no han renunciado aún a la vida en la urbe, pero utilizan su tiempo libre para visitar power spots, lugares geográficos a los que se les atribuye una energía especial y poderosa. Estos puntos, se dice, pueden estar conectados con antiguas civilizaciones, sociedades secretas o con los chacras del planeta y visitarlos puede aportar suerte o mayor poder en nuestro trabajo, además de un aporte de energía extra para nuestra vida y proceso de crecimiento.

Japón posee algunos de estos puntos, como el Monte Fuji, el pico más alto de todo el país, o el Osore, en Aomori. De acuerdo a la mitología popular, el Monte Osore -literalmente “Monte del Miedo”- marca la entrada al infierno, con un pequeño arroyo que corría al vecino lago Usorisan. La reputación de este lugar se agudiza, si tenemos en cuenta que la zona es volcánicamente activa, con un paisaje de rocas carbonizadas, hoyos burbujeantes y humos tóxicos. El santuario de Togakushi, en Nagano, o el de Meiji, en Tokio son otros focos de peregrinación para este colectivo femenino. Power spots famosos en el mundo son Stonehenge, las pirámides de Egipto, Hawai, por sus muchos volcanes, Machu Picchu o el camino de Santiago.

El fenómeno de las Yama Girls ha creado una industria floreciente en torno a estas intrépidas excursionistas que creen en el Feng Shui, el misticismo y el poder de la Madre Tierra, y que deciden visitar estos lugares cuando todavía están solteras, ya que una vez que se casen les será más difícil disponer de tiempo libre. Aunque la edad de este colectivo, que empezó siendo muy joven, se va alargando con el tiempo. Empresas que organizan tours solo para mujeres y hoteles Yama, que incluyen paquetes especiales para chicas, son los principales beneficiarios de esta corriente.

Para hacerse una idea de la creciente popularidad de las visitas al Monte Fuji en época de escalada -cuando la nieve no impide las caminatas, ni la practica del alpinismo-, estas aumentaron seis veces en el 2010 con respecto al 2009 y no hacen más que crecer cada año. El hotel Nikko, en Nara, una zona rodeada de templos antiguos y declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, en 1998, incluye un paquete especial para Yama Girls, con excursiones y actividades diversas.

Las guías y libros para este colectivo de mujeres son esenciales, por lo que las editoriales empiezan a cultivar este género. “The Definitive Countrywide Guide to Lucky Power Spots”, de Shimada Shuhei, publicado en el 2010, fue la primera biblia de este movimiento y, como por entonces publicaba The Japan Times, “el libro habla de los lugares a los que hay que ir en Japón para obtener la energía necesaria para conseguir los objetivos más difíciles en la vida. El libro de Shuhei es el último de una serie de publicaciones sobre los power spots. Un vistazo al Amazon japonés revela que este año se han publicado unos 32 libros al respecto, pero el último en el ranking es “This Power Spot is Amazing”, del gurú Teruo Wakatsuki Yuu. Para escribir la obra, este maestro espiritual viajó desde Hokkaido hasta Okinawa y cuidadosamente seleccionó 79 puntos de energía”.

Otros, como Tomoko Suzuki, no dudan en mezclar manga y espiritualidad con resultados como la guía de Kamikochi, unas montañas al este de Nagano, que han alcanzado el estatus de Japan’s National Cultural Assets. Suzuli es una Yama Girl y ha publicado sus aventuras en forma de comics manga.

Los blogs destinados a este colectivo femenino hace tiempo que son populares en el ciberespacio del país del sol naciente . Yuri Yosumi es la blogger estrella; da consejos a las chicas sobre estilismos, rutas, equipamiento o recetas para cocinar en una acampada, ya que muchas veces llegar a estos energéticos emplazamientos requiere pasar alguna noche en una tienda de campaña. Yuri tiene también su línea de ropa y ha hecho colaboraciones con marcas como la británica Berhaus o Aigle, con la que participó en la elaboración de los diseños para la línea Love Trek. Firmas de indumentaria deportiva como The North Face, Marmot o Columbia, han lanzado colecciones especiales “Yama” y la marca Manastash, nacida en Seattle en 1993 y vendida a una compañía japonesa, es una de las que mejor suple a estas chicas de vestuario.

El look es una de las señas de identidad de este grupo y es cuidado con mucha atención, ya que no se trata de llegar a la cima de una montaña sino que, como cualquier gurú que se precie diría, el proceso es tan importante como el objetivo. Los gustos estilísticos de las yama girls se decantan por el colorido, los estampados aztecas y navajos, las prendas funcionales pero estéticas, las botas de trekking de diseño, los gorros atrevidos o las mallas, además de una serie de accesorios –mochilas, gafas de sol, bastones de senderismo- cuidadosamente seleccionados. Sin olvidar el item más cool e imprescindible de todos: la mountain skirt, una minifalda que en realidad es un short con una delantera en forma de pareo y que, junto con los leggins, es la prenda más adecuada para trepar por los riscos. Eso si, la falda debe ser en colores fuertes como el fucsia, porque a las Yama Girls les gusta la estética arco iris, que mezcla tonos, dibujos y formas geométricas.

Varias revistas especializadas han aparecido también en los kioscos, para servir de guía a estas montañeras fashion. La más famosa Randonnée, seguida de OF Girl (Outdoor Fashion Girl) o Falo que, periódicamente, informan a sus lectoras de las últimas tendencias en el universo Yama.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s